google-site-verification: googlecab4b1af395e201d.html

Páginas

"El peor pecado que podemos cometer con nuestros amigos los animales es ser indiferentes con ellos. Esa es la esencia de lo INHUMANO"
"La vida de cualquier animal es mucho mas valiosa que la de aquel humano que es capaz de torturarlo"

Cuida a la Tierra

Cuida a la Tierra
"Cuándo dejaremos de pensar que somos lo más especial que ha existido sobre la faz de la Tierra"?

Motor de Búsqueda

lunes, 20 de octubre de 2014

EBOLA Sierra leona 46 años!!!!!


El Ebola, la pobreza y los proyectos de estratégicos de salud

 “ frente a la pobreza, la injusticia y el infortunio social de los pueblos, los gérmenes como causa de enfermedad, son unas pobres causas”.  

Dr. Ramón Carrillo



La evolución epidemiológica de la infección por Virus Ébola en el occidente africano se caracteriza por ser un brote prolongado que lleva más de 6 meses de duración y de una alta tasa de letalidad aproximada al 53%, según los registros estadísticos que se disponen.

Se sabe que la vía de contagio del Virus Ébola es a través de los líquidos corporales. Es necesario que exista contacto con la persona infectada, sus prendas de vestir, su ropa de cama, etc. La situación de convivencia en hacinamiento y el déficit nutricional crónico son entonces los factores determinantes para la aparición, diseminación y sostenimiento del brote. Planteado en términos generales, la injusta distribución de la tierra y la exclusión del acceso a la vivienda y hábitat dignos son los determinantes sociales de este flagelo llamado Ebola.

Estas condiciones de vida son las mismas que también dan una alta tasa de incidencia y de prevalencia en estos países a la rubéola y tétanos congénitos, al sarampión, la poliomielitis, la malaria, el cólera y la mortalidad materna entre otros graves problemas de salud, sólo que no se conocen. No casualmente la esperanza de vida al nacer oscila entre los 46 y 60 años en estos países.

En este drama humanitario confluyen además un conjunto de factores condicionantes de la evolución del brote epidémico volviéndolo prolongado y de alta letalidad. Los principales son la fragilidad del sistema de salud que imposibilita el acceso a la atención médica precoz de los individuos sintomáticos, la imposibilidad del aislamiento de pacientes y la escasez de dispositivos para el tratamiento de las formas complicadas por hemorragia y deshidratación.



Se agregan a lo anterior, las condiciones de trabajo de los trabajadores de la salud que además de ser escasos a priori (la OMS calcula 1 o 2 médicos cada 100 mil habitantes), se exponen al contagio debido a la ausencia de condiciones de bioseguridad, por lo que ya han contraído la enfermedad más de 300 trabajadores de la salud, de los cuales la mitad ya han fallecido.

Conociendo la epidemiología de este brote, podemos afirmar que la infección por virus Ébola es otra enfermedad de la pobreza y la exclusión. Esta característica es la diferencia sustancial con las otras “epidemias mediáticas” de los últimos años, como la Gripe H1N1, las cuales debido a su forma de transmisión no respetaron sectores sociales afectando a todos los grupos, sólo que con baja letalidad.

El sector financiero-farmoquímico transnacional sabe claramente que no existe posibilidad de que la infección afecte a los sectores sociales medios y altos de países centrales y que sería excepcional, que pueda llegar a afectar a algunos de sus núcleos de pobres. El impacto económico sería mínimo, porque en la peor hipótesis no afectaría a sus trabajadores más calificados y de más difícil reemplazo por enfermedad o muerte y que sería mínimo en la fracción de trabajadores desocupados y de baja calificación, que además los consideran de fácil reemplazo por otros trabajadores en caso de enfermedad o muerte. 

Estos actores financieros saben además que este hecho social llamado “brote de Ébola” conmueve y sensibiliza a los pueblos del mundo por el costo en vidas que implica, el impacto de la construcción que hace el partido financiero mediático global nos hace percibirlo como un problema crítico, de vida o muerte, y pasa a ser un eje poderoso para llevar adelante su batalla cultural. En este plan lo primero que busca es construir un enemigo en la opinión pública; necesita que todos creamos que nos encontramos frente a un virus de una malignidad y letalidad inauditas y que frente a este enemigo sintamos dosis crecientes de inseguridad y angustia sobre nuestra propia vida. El ébola pasa a ser así un nuevo problema de vida o muerte para todos (aunque lo sea realmente para los excluidos y las excluidas del occidente africano).



Párrafo aparte, merece el análisis del rol de la OMS legitimando la mirada del virus como enemigo, ya que lo mismo ocurrió con el caso de la gripe H1 N1, en el año 2009.

Al imponer este eje, se ocultan los determinantes y condicionantes sociales. Se Instala la idea de que la solución a este problema pasa por tener la vacuna para prevención y medicamentos para el tratamiento. Nuevamente, es la transnacional GlaxoSmithKline (GSK) el laboratorio que tiene más avanzado el desarrollo de la vacuna contra el Ébola, que ha sido probado en animales “con resultados excelentes”, según funcionarios de la OMS. Entonces la urgencia mundial, hace que se le facilite y acelere todo el proceso de investigación y desarrollo de esta vacuna desde el mes de setiembre pasado, y los ensayos clínicos se harán en… África Occidental. Luego de aprobada con trámite express, vendrá la recomendación de la OMS para que todos los estados del mundo compren la vacuna y la entreguen gratuitamente a sus ciudadanos, para salvarnos del “enemigo Ébola”.

Como en las otras crisis sanitarias, la salida que proponen es más medicalización y no la organización sanitaria y comunitaria; denostando el uso de tecnologías que podrían ser apropiadas y aceptables para pueblos como el del Africa Occidental, como por ejemplo en este caso podría ser la donación solidaria de sangre de personas que se han curado, para la inmunización pasiva de los susceptibles (personas sanas que aún no se han contagiado), como enuncia la directora de la OMS.

El Impacto general en estos países africanos ya es devastador, no sólo en términos sociales, sino también económico. Pondrá a sus economías ya frágiles, de rodillas frente al poder financiero global. Se calcula que todos estos países reducirán su PBI en los años siguientes y … se endeudarán para siempre.

En América latina existe pobreza y exclusión, esto hace viable el desarrollo de brotes epidémicos de Ébola. Sin embargo las mejores condiciones de infraestructura y estructura socio-sanitaria pueden permitir el desarrollo de planes de contingencia para bloquear con los brotes que puedan producirse. Pero nuestros grandes conglomerados poblacionales vistos como grandes centros de consumo, son el escenario propicio para el mercado de los medicamentos. Los estados de la región pueden verse presionados en un mediano plazo, para la compra de lotes de vacunas a la transnacional GSK y compañía, este es el “plan de negocios Ébola” del sector financiero-farmoquímico en la región.

Frente a esto, desde el proyecto nacional popular latinoamericano de salud en manos del pueblo debemos continuar redistribuyendo integralmente la riqueza, con mejor alimento y hábitat digno para los sectores más vulnerables, con más estructura sanitaria derribando las barreras que aún existen para el acceso a los servicios de salud y con más organización y participación solidaria como pueblo, caminando hacia la soberanía política e independencia farmacológica para la justicia social de nuestros pueblos. Ese es nuestro mejor anticuerpo contra el Virus del Ébola y contra el virus financiero-farmoquímico neoliberal.